Change language

Thank you for supporting glass!

The registration procedure has been completed. From now we will keep you updated with all Friends of Glass activities and achievements.

I believe that glass is good for me, for my family, and for the environment.

Click on one of the icons to join us:

Join by E-mail

I'd like to be kept informed with Friends of Glass news and updates

(You can unsubscribe at any time.)

By joining Friends of Glass, you accept our Terms and conditions

Thanks for your subscription!
Your'e almost there!

We've sent an email to your address. Please confirm this subscription by clicking on the link in the e-mail. Only one more step to go!

Sorry, but your e-mail address already exist!

Please check out your e-mail account if you already received a confirm mail for subscribing Friends of Glass.

Desde el fondo del mar a tu copa

Desde el fondo del mar a tu copa

¿Buscas un vino perfectamente madurado? ¡esperemos que no te importe mojarte! Yannick Heude, productor del vino de Cave de l'Abbaye Saint-Jean, ha descubierto que madurar el vino en botellas de vino sumergidas en el mar hace los vinos más complejos e interesantes. Conoce más sobre este fascinante - y delicioso - proceso ¡posible gracias al vidrio!

Encontrar maneras de realzar el sabor del champagne es un reto que los franceses han abordado durante cientos de años. En el último giro de esta antigua tradición, Yannick Heude de Cave de l’Abbaye Saint-Jean en Saint-Malo, ha convencido al fabricante de champagne Michael Drappier de almacenar parte de su vino bajo el mar. Al comienzo de junio de 2013, 600 botellas de vidrio del champagne Drappier Brut Nature se colocaron bajo 15 metros de agua en la bahía de Saint-Malo donde se conservarán durante el próximo año.

Heude comenzó su experimento en un almacén bajo el agua en 2004. Cada año desde entonces, Heude y 3 amigos han colocado alrededor de 600 botellas de vino en el suelo de la bahía. Vino tinto y blanco se han probado con resultados sorprendentemente buenos.

El suelo marino tiene una temperatura constante de unos 10 grados centígrados, equivalente a una bodega de champagne. Sin embargo, es el efecto de las olas y mareas sobre las botellas de vidrio las que aceleran la maduración del vino. Es un fenómeno del que los productores escandinavos Akavit se dieron cuenta cuando enviaron barriles de su licor de Noruega a Australia y algunos accidentalmente volvieron. Los destiladores notaron que el sabor del Akavit había mejorado drásticamente – un efecto que atribuyeron al movimiento del barco. Hoy en día las marcas más finas de Akavit todavía realizan ese viaje.

Al ser los vinos de Heude almacenados en botellas de vidrio, es fácil comparar el efecto de almacenar vino bajo el agua con un bodega. Esencialmente es el mismo vino en el mismo envase, sólo las condiciones de la bodega son diferentes. El vidrio previene que cualquier contaminante del aire o del agua entre en contacto con el vino, y es suficientemente robusto para soportar los efectos de las corrientes marinas.

«¡Es increíble!» dice Heude. «Nunca imaginamos que habría tanta diferencia en cuanto al sabor entre las botellas sumergidas y las que se mantuvieron en la bodega. La nariz era más poderosa, más aromática, más afrutada, mientras que la boca tenía más volumen, más aroma y terminaba con una sensación fresca y mineral.»  The Drappier Brut Nature será elevado a la superficie en junio de 2014 cuando se espera que su sabor demostrará el éxito que mostraron los experimentos anteriores.